Hoy en día adoptar a un animal callejero no es ninguna novedad, sin embargo en esta oportunidad se realiza en nombre de San Francisco de Asís, denominado el santo de los animales y la ecología, ya que según la iglesia católica, fue un italiano que en el año 1182 se deshizo a todos sus bienes y lujos para dedicar su vida a ayudar a todos los seres vivos, en especial a los animales.

Este perro afortunado es un Schanauzer, nombrado “Fray Bigoton”, fue acogido por los monjes del monasterio franciscano de Cochabamba, Bolivia, y su historia esta siendo noticia.

Antes de ser aceptado, este perro se encontraba en las calles, pero ahora su vida ha cambiado drásticamente desde que fue recibido en este monasterio y su aventura ha logrado llegar a todo el mundo entero, pues sus “hermanos” lo han recibido como un igual inclusive lo han ayudado a crear su propia manera de convivir.

Ahora todo esto se ha convertido en una aventura para el. El Proyecto Narices Frías fue el encargado de realizar la adopción, ya que ellos se dedican al rescate animal.

Ahora el perro es muy feliz y esta contento, cuenta uno de los hermanos del monasterio, con esta historia feliz este monasterio espera crear ejemplo para que muchos otros sigan sus pasos y se animen a adoptar animales de las calles y de esta manera contribuir a mejorar la vida de estos animales.

Comments

comments