Alan Hind es un joven de 28 años de edad que luego de un fatídico accidente, tuvo que ser sometido a una riesgosa operación en la cual perdió la mitad de su cráneo, y ahora vive con medio cráneo, afectando gran parte de sus sentidos y emociones.

El horrible accidente sucedió cuando trabajaba en el derribo de un edificio en Gran Bretaña, cayo de una altura aproximada de 8 metros lo que le causó graves fracturas en el cráneo, daños en la mandíbula, perdida de la vista en un ojo, perdida de la audición en un oído y un daño cerebral irreparable.

Luego del terrible accidente tuvo que ser sometido a una gran variedad de operaciones muy complejas, en las cuales parte de su cerebro fue removido y le fue adaptada una placa de acero para sustituir la parte del cráneo que se destruyó con la caída, desde ese momento Hind vive con una placa instalada en la mitad de su cráneo.

A pesar de todo este gran esfuerzo Hind perdió la memoria, e incluso su personalidad cambio por completo, las autoridades afirman que el responsable del accidente fue el patrón, el cual no organizó bien la destrucción del edificio y no siguió los reglamentos para la seguridad laboral.

Es una triste historia que, pero demuestra lo importante que son todos los protocolos de seguridad en cualquier trabajo de riesgo.

Fuente: planetacurioso

Comments

comments