En el mundo del arte es necesario innovar con el pasar de los años, este artista quiso realizar algo diferente al momento de realizar esta pieza, por lo que decidió sumergir un vestido de novia en el mar muerto, el resultado es sencillamente increíble.

Sigalit Landau es el artista que realizó esta hazaña, inspirado por la otra de teatro de S. Ansky del año 1916 titulada “Dybbuk”, en esta obra de teatro se sumergió un vestido de novia negro con incrustaciones hechas por Landau, este mismo vestido fue replicado por Sigalit para realizar su obra de arte, el cual sumergió en el mar muerto en el año 2014.

El proyecto completo consistía en dejar el vestido sumergido durante 2 años completos, siempre regresando en un lapso de 3 meses para ir supervisando el estado del vestido.

Luego de pasar los dos años el vestido fue finalmente sacado del mar, y los resultados fueron revelados, el resultado fue increíble, el vestido fue totalmente cubierto con una capa cristalina de sal, lo que hace que el vestido luzca como si tuviera millones de cristales insertados en el.

Fue de suma importancia realizar todo el procedimiento con sumo cuidado, debido a que el vestido es muy delicado y puede dañarse con suma facilidad.

 

 

Fuente: lafoka

Comments

comments